Las Cuatro Estaciones de Vivaldi: Origen y recepción

Información de fondo sobre las Cuatro Estaciones y Vivaldi

Desde ser un genio, admirado en vida, hasta su muerte olvidada y empobrecida lejos de casa, Antonio Vivaldi (1678-1741) saboreó todas las facetas de la biografía de un gran artista.

Al principio, el “buen hijo” de 25 años obedeció a su familia y solicitó su ordenación sacerdotal.Irónicamente, fue principalmente gracias a su padre que Vivaldi pronto comenzó a escribir la historia de la música como compositor.

De los nueve hijos del violinista Giovanni Battista Vivaldi, sólo su primer hijo Antonio heredó el talento musical de su padre.Antonio Vivaldi supo manejar el instrumento como un virtuoso desde muy joven, y pudo sustituir a su padre con frecuencia en la Orquesta de San Marcos.

Sin embargo, el deseo de reconocimiento social era mayor que su entusiasmo por hacer música. Mientras que su padre había pasado de ser barbero a músico profesional, Antonio se dedicó a la carrera religiosa a la edad de 14 años.

El camino de Vivaldi de sacerdote a bon vivant

Después de su ordenación sacerdotal, Vivaldi culpó a una condición asmática, que dificultaba el canto en la misa obligatoria, por dejar su profesión laboriosamente aprendida después de sólo un año, para buscar nuevos retos.

Su naturaleza artística fue una de las principales razones de su interés por la música. Como profesor de violín en el Ospedale della Pietà – una institución para unas 6000 niñas ilegítimas y huérfanas en Venecia – fue admirado por numerosas estudiantes femeninas.

Vivaldi, pronto conocido como el “sacerdote rojo” por su color de pelo, disfrutó del reconocimiento que recibió.En la enseñanza, sin embargo, se centraba en el sistema de méritos.

Dado que el Ospendale se financiaba en gran parte con el “alquiler de sillas” de los conciertos de las colegialas que se celebraban todos los fines de semana, la obra de Vivaldi contribuyó de forma importante a la conservación de la institución. Como los huérfanos solían interpretar las composiciones de su profesor, sabía utilizar los eventos semanales para trabajar en su propia carrera.

El compositor de caballos de trabajo

Cuando los conciertos del Ospendale se hicieron tan populares que atrajeron a Venecia a muchos amantes de la música del extranjero, Vivaldi pronto encontró que la escuela de niñas era demasiado pequeña, aunque el compositor permaneció en su “trampolín musical” en varias funciones hasta el año anterior a su muerte.Sin embargo, continuó su carrera en el teatro Sant’Angelo de Venecia, y como director artístico en Mantua en puestos más adecuados.

Creó numerosas óperas que fueron hechas para los grandes escenarios. Aunque “sólo” se han transmitido unas 50 obras de este tipo, Vivaldi se enorgullecía de haber creado casi 100 óperas.’, ‘

Para financiar su cada vez más costosa forma de vida, las obras de Vivaldi se utilizaron también en numerosos teatros del norte de Italia.

Gracias a su increíble velocidad de trabajo, Vivaldi pudo cumplir con todos los plazos de sus numerosos clientes que hacían cola para sus servicios.Un concierto estándar se entregaba en 24 horas, mientras que para componer una ópera completa, Vivaldi tenía que dedicar una semana entera.

“Las Cuatro Estaciones”

Su composición de los Conciertos para violín y Las Cuatro Estaciones” (Le quattro stagioni) marcó el apogeo de su producción musical: En vista de la enorme abundancia de obras musicales, no es en absoluto inusual que se desconozca el año exacto de creación y otros datos de fondo.

Sabemos que los conciertos, antes de su publicación en Ámsterdam en 1725, probablemente habían estado en el cajón del maestro durante bastante tiempo como parte de la colección del Opus 8 “La aventura de la armonía y la invención”.El hecho de que las “Cuatro estaciones” estuvieran dedicadas al Conde Venceslaw Morzin sugiere que la composición fue escrita algún tiempo antes de su publicación.

Dado que Vivaldi siempre estaba interesado en lanzar nuevas obras lo antes posible a través de su editor, sigue siendo peculiar por qué esperó tanto tiempo antes de lanzar Las cuatro estaciones:

Una posible razón fue que el carácter más bien experimental de la música del programa no se ajustaba al gusto popular de la época.Los característicos sonetos, que preceden a cada uno de los cuatro conciertos, fueron obviamente escritos por Vivaldi poco antes de que se imprimiera la colección de Opus – y todo lo que no encajaba con la introducción lírica en la composición original fue forzado a su lugar.

La muerte olvidada en Viena

Dado que las “Cuatro Estaciones” siguen los primeros movimientos de trío estándar de Vivaldi, se puede suponer que la composición de estos cuatro conciertos para violín tuvo lugar casi como un proyecto paralelo; la experiencia de Vivaldi como violinista virtuoso y compositor experimentado, imitando los numerosos fenómenos naturales fue probablemente un juego de niños para él.

Aparentemente, un verdadero genio musical no necesita pasar largas noches reflexionando sobre las partituras para dejar atrás una obra que dura siglos. Sin embargo, el rápido ritmo de trabajo de Vivaldi fue una de las razones de su “eterna fama”:

Después de todo, producir mucha producción es todavía considerado por muchos artistas como la mejor oportunidad de crear una verdadera obra maestra en algún momento.

Intente seguir las notas para apreciar plenamente el virtuosismo de las “Cuatro Estaciones” y vea nuestro video tutorial para saber más sobre esta composición tan exigente técnicamente

Antonio Vivaldi ciertamente se inmortalizó en la historia de la música.Sin embargo, el destino quiso que el gran músico cayera en el olvido, al menos para sus contemporáneos.

En la década de 1730, el modo de vida insubordinado de Vivaldi había llevado a la ruptura con Ospendale y los amantes de la música en Venecia se convirtieron cada vez más en nuevos héroes.El posterior intento de Vivaldi de iniciar una nueva carrera en Viena fracasó.

Cuando murió, diez meses después de su llegada a Viena, pasó desapercibido tanto en Austria como en su patria italiana.

‘]

Deja un comentario